Erosion del suelo

Los peligrosos residuos de fertilizantes

El suelo es el elemento principal en la agricultura y es esencial para la vida. Proporciona agua y nutrientes a los cultivos, filtra los residuos tóxicos, interviene en el ciclo del agua, carbono, nitrógeno y fósforo. Sin embargo, debido a su extremadamente lenta regeneración se le considera un recurso no renovable.

Para cumplir correctamente con todas sus funciones, como ser la capa protectora de numerosos organismos, el suelo debe mantener determinados parámetros de porosidad, composición, presencia de microorganismos y materia orgánica. Las prácticas inadecuadas pueden arruinar su complejo equilibrio, degradándolo y destruyéndolo.

La erosión, acidificación y contaminación por metales pesados, plaguicidas, contaminantes orgánicos, nitratos, fosfatos y radionucleidos artificiales son los principales causantes de la devastación de los suelos. En este sentido, los fertilizantes aportan nutrientes a la cubierta vegetal del suelo, pudiendo ser cualquier material orgánico o inorgánico de origen natural o sintético que añadido a la tierra le brinde elementos esenciales para el crecimiento de las plantas.

Pero el uso de fertilizantes se debe utilizar bajo previo análisis químico del suelo, debido a que su uso desmedido puede provocar pérdida de fertilidad. La fertilidad de una extensión de tierra es la capacidad que posee el suelo para suministrar los elementos necesarios, en la cantidad adecuada a las plantas que albergue.

Cuando el terreno pierde fertilidad se suelen utilizar abonos químicos, estos fertilizantes artificiales no siempre son el sustituto perfecto que garantice la buena salubridad del suelo, debido a que no aportan materia orgánica, microorganismos, insectos, agua y nutrientes secundarios, a pesar de que estos elementos son necesarios para la calidad de vida de la tierra.

La mala gestión de fertilizantes también puede provocar la contaminación de los suelos, elevando la concentración de elementos y compuestos químicos produciendo efectos desfavorables como la filtración de sustancias nocivas a las aguas subterráneas, contaminación de la atmósfera y sedimentos. Además, se corre un grave peligro toxicológico para la salud humana, debido a que el agricultor puede intoxicarse por ingestión o contacto directo con la piel.

Grupo SACSA identifica las necesidades de fertilización de cada agricultor por medio de completos estudios que le permitirán conocer a detalle sus suelos, aguas y plantas. Amigo agricultor, no adivine las necesidades de sus recursos, mejor consulte a su asesor agrícola SACSA y permítanos poner a su disposición una amplia gama de servicios llamando al teléfono (672) 727 1221 o visitando nuestras instalaciones en Carretera. J. Aldama No. 1620 Poniente en Navolato, Sinaloa, México.

Nosotros nos ocupamos de todo. Usted tranquilo.

Para Otras noticias Visita:

 

www.queo.mx

www.gruposacsa.com.mx

Queo es el proveedor de los Servicios Web de Grupo Sacsa

Sobre Arabuko