Ley de la Siembra y la Cosecha

Son las enseñanzas que nos da la misma naturaleza y la vida en sí a través del trabajo diario, las que nos presentan una oportunidad de transformar vidas, descubrir metas y objetivos y alinear acciones, funciones y objetivos en nuestros hogares y en nuestros negocios.

La Ley de la Siembra y la Cosecha, es una ley sencilla que se basa en el principio del cultivo de la tierra, ya que es de ésta de la que nos alimentamos día con día, por lo que nos da una enseñanza clara y directa sobre el actuar diario en nuestras vidas.

El tipo, calidad y volumen de nuestra cosecha estarán determinados en gran medida por dónde sembramos, qué sembramos y cuánto sembramos. Este principio es universal y puede aplicarse en todo tiempo y a toda persona independientemente de las funciones que realice.

Para aplicar este principio en la empresa, es necesario entender que siempre es necesario sembrar, ya que de esa siembra dependerá nuestra cosecha. Lo que sembremos es lo que habremos de cosechar. Siembre escasamente y cosechará escasamente, siembre con abundancia y cosechará con abundancia. Éste principio guarda mucha relación con los dos anteriores. Como dueño o administrador usted es ejemplo para sus empleados, proveedores y clientes. Por eso, en la medida de las posibilidades de la empresa, siembre en salarios decorosos; siembre al contratar un empleado más, si la actividad así lo demanda, en vez de “negrear” más al que ya tiene; siembre en uno o dos cursos de capacitación al año; siembre en materias primas de buena calidad y en proveedores confiables (aunque no sean los más baratos), siembre en darle un pequeño extra al cliente, siembre en contratar al menos un poco de publicidad. Siembre en asesorarse por profesionales para tomar decisiones de negocio importantes o mejorar su negocio. No trato de decir que debe reinvertir TODAS las utilidades obtenidas (aunque al inicio siempre es aconsejable), pero ponga en práctica esto de sembrar en vez de querer todas las ganancias para usted manteniendo “anémica” a su empresa, y verá los resultados.

Recuerda, toda cosecha tiene un tiempo de espera y requiere de mucha perseverancia. Siempre es necesario sembrar conforme a nuestras necesidades, ya que nuestra cosecha estará ligada a esa siembra.

 

 

Para Otras Noticias visita:

www.queo.mx
www.corporativopad.com
Queo es el Proveedor de los servicios web de CORPORATIVO PAD

Sobre Arabuko