La lechuga requiere de mucha agua pues no soporta la sequía

Si estas pensando en cultivar lechugas en tu casa, es necesario tener en cuenta primeramente el clima, pues la lechuga es un vegetal al que le gustan  los climas templados, con una temperatura óptima de entre 15º y 18º C. Y mejor aún si hay una diferencia de temperatura entre el día y la noche. Cuando se superan los 25º C la planta tiende a espigar y si bien puede soportar temperaturas de hasta -6º C, en este caso las hojas sufrirán ciertos daños dependiendo de la variedad. Por eso, siempre es recomendable es sembrar en la primavera o verano.

A la hora de sembrar tienes dos opciones: hacerlo primero en semillero o maceta pequeña,  para luego trasplantar las plantitas o bien sembrar directamente en el suelo de patio o jardín.

Puedes optar por el primero si consideras que el clima está muy frío pues entonces protegerás a las plantas pequeñas mientras están débiles. En este caso, lo mejor es usar bandejas de poliestireno con alvéolos, ubicando tres o cuatro semillas por alveolo a una profundidad de medio centímetro. Luego de dos días, las plantas comienzan a germinar y se forman las dos primeras hojas. A los treinta días ya es posible trasplantar las plantitas, cuando las plantas tengan entre 5 y 6 hojas, y una altura de unos 8 cm.

Si decides sembrar en la tierra directamente, debes tener un espacio amplio para poder hacerlo. Debes plantar las semillas en hileras con una separación de 40 cm. entre una y otra. Rastrilla el terreno en forma superficial para enterrar las semillas.

La lechuga requiere de mucha agua pues no soporta la sequía. Sin embargo, hay que tener cuidado al momento de regar para evitar los encharcamientos.

Para Otras Noticias Visita:

www.queo.mx

www.gruposacsa.com.mx

Queo es el Proveedor de los Servicios Web de Grupo Sacsa

Sobre Arabuko