La experiencia emocional en la industria restaurantera

La guerra del marketing en los últimos 20 años se ha convertido en un campo de batalla que ha terminado con una gran cantidad de negocios que no han podido entender que para vender más no se deben abaratar los precios y/o reducir los costos; sino más bien crear para los clientes una experiencia emocional digna de ser repetida y compartida con aquellos cercanos a ellos.

Para hacer esto posible, debe diseñarse un producto o servicio que atienda las necesidades emocionales de los clientes y consumidores; situación aplicable también a los negocios de la industria restaurantera.

Por ello el emprendedor en el ramo gastronómico debe conocer primero su mercado, para poder así gestionar una oferta de producto que potencie o satisfaga la necesidad emocional de sus consumidores.

arabuko_marketing_digital_experiencia_emocional_marketing_001

Es decir, no solo tener en cuenta variables como los productos que se servirán y los beneficios que estos tienen en cuestión de sabor y/o nutrición, sino que por medio de los alimentos se establezca una comunicación emocional con el mismo consumidor.

Empresas como Carls Jr., Starbucks y McDonalds, han sabido crear conceptos tan buenos en este sentido que han sido casos de éxito muy difícilmente imitados por sus competidores, al grado que, como es el caso de Starbucks, son capaces de vender tazas de café con un costo de 10 pesos, hasta con un 400% o 500% de sobreprecio, vendiendo no el producto, sino el componente emocional que da la experiencia de consumir sus productos.

arabuko_marketing_digital_experiencia_emocional_marketing_003

Para poder crear estas experiencias, estas compañías han creado estrategias de marketing sensorial, a través de las cuales involucrando los 5 sentidos se comunican con sus consumidores, creando así experiencias gratificantes que les otorgan una ventaja competitiva.

Pero ojo, hasta este momento no hemos hablado acerca de precios, o de promociones, sencillamente de emociones, pues son estas emociones las que crearán que el cliente esté dispuesto a pagar incluso un 200% o 300% más del costo real.

Y es que para el cliente, vivir la experiencia emocional de comprar o comer en un restaurante debe hacer que valga la pena el gasto extraordinario, de otra forma, por más que se castiguen las ganancias, o se reduzcan costos, el cliente seguirá prefiriendo acudir a aquellos sitios donde mejor se satisfagan sus necesidades emocionales.

Por ello resulta tan importante la creación de una atmósfera única que produzca una serie de reacciones específicas como curiosidad, excitación, relajación,… puede potenciar las posibilidades de consumo en nuestro restaurante.

arabuko_marketing_digital_experiencia_emocional_marketing_002

Sobre Arabuko

Un comentario

  1. ricardo quezada

    felicidades…muy buen articulo

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*