KFC… la historia del onceavo ingrediente

A lo mejor ya has escuchado la historia de los 1000 dueños de restaurantes que rechazaron la propuesta del pollo frito del Coronel Sanders, Sí el famoso Kentucky Fried Chicken, hasta que el restaurante número 1001 finalmente dijo que sí. La pregunta es ¿Conoces la historia detrás de la historia?

La verdadera historia es esta:

kfc01El Coronel Sanders, creador de la famosa receta del pollo frito tenía un restaurante en Corbin Kentucky y le iba muy bien, pero el caso es que estaban construyendo una carretera interestatal que haría que el tráfico ya no pasara por el pueblo de Corbin. Sabiendo que su negocio estaba a punto de quebrar por ese acontecimiento, el Coronel cerró su establecimiento.

Después de pagar sus deudas, lo único que le quedaba eran $105.00 dólares en cheques de seguro social.

Así que en 1952, muy confiado en que su receta de pollo era superior a cualquier otra, comenzó a atravesar el país en su coche, haciendo la siguiente oferta a los restauranteros con los que se topaba: Entraba en los restaurantes y le decía al dueño: “Te apuesto que mi receta de pollo es mejor que la tuya” y ofrecía cocinarlo (el pollo que le daban los restaurantes que visitaba para cocinar su receta, era parte de su plan para alimentarse durante esos días difíciles).
Si el dueño del restaurante estaba a favor de su receta, entonces él le ofrecería “franquiciar” la receta a 5 centavos de dólar por pollo.

kfc 02Para resumir, más de 1000 restaurantes lo rechazaron, hasta un día en el que estaba en su duelo de cocina con el dueño de un bar que le dijo: “señor, yo estoy tratando de vender cerveza, no pollo. Esto necesita mucha más sal para que a mis clientes les de sed y compren más cerveza.”

Así que tomo el salero le puso sal al pollo, lo probó y le dijo: ”Ahora sí, esto está BUENISIMO” y le dijo:
“Si usted le añade sal a su receta, me quedo con ella!”

El coronel probó el pollo con sal y escupió! A él le supo terrible, pero el Coronel Sanders había estado en una dieta sin sal por 30 años, así que su gusto y su sazón eran muy diferentes a los del resto de la gente.

El Coronel no era tonto, puede que no le haya gustado la sal, pero sabía que su receta con sal era mejor que la pobreza. Y así comenzó el famoso legado del Kentucky Fried Chicken del Coronel Sanders.

Lo chistoso es que hubo una época en la que si comprabas una caja de KFC la cajita tenía una leyenda que decía: “Cuando el Coronel Sanders agregó el onceavo ingrediente, en ese instante supo que esa era la mejor receta de pollo frito que había tenido.” Claro que nunca te dijeron cuál era ese ingrediente.

REFLEXIONES:

Primero: El Coronel Sanders pudo haber hecho otras 1000 presentaciones de su receta de pollo, manejar en su coche hasta que se le cayera la transmisión, y gastarse hasta el último centavo de esos $105.00 dólares que le quedaban, pudo haber rezado para que el éxito llegara, y recitado afirmaciones positivas cada mañana frente al espejo. Pero igual hubiese terminado con las manos vacías, eso si no hubiera estado dispuesto a cambiar su receta!

Segundo: aunque la receta en la que él creía con tanta pasión era la mejor para sus papilas gustativas, no era la receta que sus clientes querían. Sin una receta que los clientes quisieran, ningún esfuerzo, o persistencia lo hubiese hecho funcionar. Con la receta correcta era imparable.

Tercero:
la receta que tenía antes era CASI perfecta. Estaba MUY cerca de lo necesitaba ser. Añadir sal a una mala receta no le hubiese ayudado mucho. Así que todo su esfuerzo previo al desarrollar la receta valió la pena.

Cuarto: La perseverancia sí dio fruto, no en la forma que hubiésemos esperado. A veces estamos esperando el día mágico, ese día en que nuestra perseverancia y el número de personas con las que hablamos nos lleven a la persona correcta que nos dirá que sí, y que nos abra de par en par las puertas al éxito.

La llave del éxito para el Coronel Sanders no fue la perseverancia por sí sola, fue combinada con que se topó con alguien lo suficientemente audaz para sugerirle que hiciera algo diferente con su receta y que el Coronel tuvo las suficientes ganas de triunfar como para cambiar su receta.

Quinto: El ingrediente mágico fue sal de mesa ordinaria, misma que por sí sola no tiene valor alguno como alimento. El pollo por sí solo, también es muy aburrido, y no daba el ancho ni con los otros 10 perfectos ingredientes. Pero si los combinas, tienes la receta ganadora!

NUNCA PASES POR ALTO LA POSIBILIDAD DE COMBINAR COSAS MUY ORDINARIAS PARA CREAR ALGO EXTRA-ORDINARIO.

Finalmente, la motivación y el trabajo duro rara vez son suficientes como para alcanzar un reto. Sin embargo, innovar, ser flexible, escuchar con atención, experimentar, dejar del lado el ego y los viejos paradigmas son igualmente importantes.

Sobre Arabuko News

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*