Hierba que crece en México podría contener cura contra el cáncer

Se trata de una hierba silvestre que se desarrolla en climas semicálido, semiseco y templado, que crece en terrenos de cultivo abandonados, en zonas agrícolas o a las orillas de las carreteras.

La planta conocida por el nombre de cardo, cardosanto o chicalote es una hierba que posee un líquido amarillo brillante que crece en los estados de Sinaloa, Baja California y Sonora, podría contener la clave para frenar la proliferación de las células tumorales que causan el cáncer.

Pero la planta desértica de nombre científico Argemone gracilenta presenta dos inconvenientes: de ingerirse en infusiones o té, resulta tóxica y, al ser considerada como maleza, está en peligro de extinción, cuenta la revista Quo en su edición de agosto 2014.

Pese a esto en 2013 investigadores de la Universidad de Sonora, atraídos por los usos medicinales que indígenas mexicanos le daban, decidieron estudiar sus propiedades y hallaron diversos compuestos efectivos contra el cáncer, señala CNN en español.

Los estudiosos ya han probado los compuestos de la planta en cuatro líneas de células cancerígenas, y esperan poder estudiar en breve su efecto en una diversidad mayor de tumores.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es una de las principales causas de muerte a nivel mundial. En México es la tercera causa de mortalidad.

La Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana, señala que el cardo, también conocido en algunas regiones como chicalote blanco o chocolata, en México es una planta recomendada para curar problemas de los ojos.

Se emplea la raíz, a manera de cataplasma, para aliviar el dolor de pulmón. Mientras que para la tos se toma un té preparado con las flores, como purgante, se hierven las semillas.

También se reporta útil en el tratamiento de la bilis, inflamación, espasmos, infecciones y hemorragias y cicatrizante y otros padecimientos. Si embargo el sitio no tiene la intención de ofrecer prescripciones médicas. El uso que se dé a la información contenida es responsabilidad estricta del lector.

Sobre Arabuko