HIDRÓLISIS ALCALINA, ¿EL FUTURO DE LA INDUSTRIA FUNERARIA?

La incineración es un método que día a día cobra mayor fuerza como alternativa a la sepultura tradicional, sin embargo algunas empresas en Gran Bretaña han comenzado a explorar otras opciones, esto buscando evitar el impacto ambiental que implica el proceso de cremación tradicional en el cual se arrojan contaminantes al medio ambiente.

Por ello la industria funeraria ha explorado nuevas fórmulas para minimizar los riesgos de la cremación y nuevas técnicas que reduzcan el impacto medioambiental, una de ellas es la Hidrólisis Alcalina.

Mediante este proceso se introducen los restos mortales de un cuerpo en un cilindro de acero a presión que vierte una mezcla de hidróxido de potasio y agua a 170º C.

Tras el proceso, cuya duración es de aproximadamente dos horas, el único residuo sólido que queda es una matriz de fosfato cálcico proveniente de los huesos que conserva la forma del esqueleto, pero que al comprimirlo se desmorona y queda reducido a un pequeño montón de sal, mismo que es entregado a los familiares.

La también llamada “biocremación” que emplea agua en lugar de fuego; es una versión acelerada de la descomposición natural y produce ocho veces menos bióxido de carbono que la cremación con un tercio de la energía.

Sin emisiones de mercurio (los empastes quedan enteros en el polvo), neutraliza el líquido de embalsamar, destruye cualquier enfermedad (virus y bacterias) y devuelve al ecosistema sólo los bloques orgánicos elementales de la vida.

Este método ya fue empleado por la Unión Europea buscando erradicar la enfermedad de las vacas locas, Sin embargo cada país cuenta con su propia legislación respecto de la aplicación de dicho método en seres humanos.

 

Sobre Arabuko News

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*