Hasta el color del plato influye en el sabor

En pasadas entregas hemos hablado de lo importante que es generar un ambiente positivo y construir una experiencia memorable alrededor del concepto de un restaurante, pues bien todo esto que es importantísimo tiene fundamento en el poder que tiene nuestra mente para modificar la forma en la que percibimos el mundo.

Antes de continuar con el tema es necesario volver a la premisa que de acuerdo a nuestra edad, nuestra raza y nuestra historia personal serán nuestras reacciones a los distintos estímulos que recibamos del exterior, sin embargo podemos englobar algunas conductas de forma generalizada, pues se replican en una gran cantidad de individuos, una de esta tiene que ver con el color, la ya mencionada psicología del color.

arabuko_marketing_gastronomico_plato_comida_001

Esto es importantísimo de entender, ya la mayoría de la gente sabe que los colores cálidos como el naranja, el amarillo y el rojo son capaces de generar apetito en las personas, (por eso es que la mayoría de los restaurantes emplean estos colores en su decoración); pues bien, estudios han revelado que incluso el color y forma del plato influye en nuestra percepción del sabor de un alimento haciéndolo más sabroso al paladar.

Expertos en psicologías de prestigiadas universidades norteamericanas han demostrado que a la gente le parecía más sabroso un alimento servido en los tradicionales platos blancos y redondos, en lugar de aquellos estampados y de colores.

Ellos descubrieron que las mejores calificaciones de dulzura, intensidad, calidad y gusto eran más altas cuando se servía la comida en un plato blanco y redondo.

Esto ocurre porque el color blanco tiene asociaciones implícitas con la pureza, el brillo y posiblemente la limpieza; Sin embargo, el estar consciente de que la comida en un plato blanco se percibe como más dulce podría alterar la forma en la que los chefs sirven sus postres, considera el psicólogo.

Por eso es recomendable buscar siempre el plato indicado según tu receta, esto no se trata de subir las ventas de los productores de platos blancos redondos, ya que un plato verde, un tazón azul o incluso loza artesanal provoca emociones y predispone al usuario a un tipo de experiencia en específico, desatando emociones que no ocurrirían con otro tipo de utensilios.

por: Gilberto Rodríguez

Sobre Arabuko News

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*