Luz tradicional con bombilla

Eficiencia energética: bombilla incandescente vs. fluorescente

Contar con una iluminación eficiente es una gran oportunidad para contribuir a la reducción de la huella de carbono además de ahorrar dinero en la factura de electricidad, pues este rubro representa hasta un 25 por ciento del consumo total en una casa de tamaño convencional. Por desgracia en la mayoría de los hogares mexicanos aún se utiliza la bombilla incandescente, el famoso invento de Thomas Edison que ya cumplió más de 100 años.

La bombilla incandescente, es decir, el muy conocido foco con su luz cálida, fue uno de los inventos más útiles del siglo XIX aunque actualmente su uso se considera muy poco eficiente. Estas lámparas desperdician entre el 80 y el 90 por ciento del total de la electricidad que consumen convirtiéndola en calor. El filamento metálico así calentado y que es la parte central de la bombilla, únicamente convierte en luz la energía restante. Su vida útil oscila entre las 750 y las 1,000 horas.

El principal motivo para seguir utilizando el foco incandescente es su precio “económico” ya que se puede adquirir hasta con 5 pesos, mientras que las lámparas fluorescentes compactas pueden costar 70 pesos. Estas lámparas producen luz durante 10 mil horas lo que representa una vida útil diez veces mayor que permite recuperar su costo en el mediano plazo.

Las luminarias fluorescentes vienen en una gran variedad de tamaños, formas y potencias. La luz que proporcionan se puede adaptar a las necesidades de cada persona e incluso pueden diseñarse con una forma similar a las incandescentes. Estas lámparas no desperdician la energía generando calor e incluso son frías al tacto. Por si fuera poco, proveen una luz más uniforme y menos deslumbrante a la vista.

En nuestro país, la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía postergó un año más la salida de los focos incandescentes de los comercios. Si se dejaran de utilizar las bombillas incandescentes, México dejaría de emitir alrededor de 9 millones de toneladas de bióxido de carbono, lo que equivale al 1.4 por ciento de las emisiones anuales del país.

Estados Unidos, Canadá, Argentina, Colombia, Cuba, Honduras, Perú, Australia y el bloque de la Unión Europea han legislado sobre la producción, compra, venta, importación y uso de las bombillas incandescentes. En algunos casos se penaliza la importación y comercialización de focos incandescentes y varios países han implementado programas para abandonar esta tecnología paulatinamente, pero es un hecho que tarde o temprano estas lámparas saldrán no sólo del mercado mexicano sino de todo el mundo.

En High Lumen sabemos de eficiencia energética y nos ponemos a su disposición para brindarle la mejor asesoría en soluciones de iluminación personalizada de acuerdo a sus requerimientos. Por medio de nuestro calificado equipo técnico proporcionamos ahorros notables en energía. No dude en ponerse en contacto con nosotros a través de nuestros diferentes medios de comunicación.

Para Otras noticias visita:

www.queo.mx

www.highlumen.com

Queo es el proveedor de los Servicios Web de Highlumen

Sobre Arabuko