Deshidratación

La deshidratación es la alteración de agua y sales minerales en el plasma de un cuerpo. Existen diferentes factores que la causan, como exceso de calor, ejercicio intenso, falta de líquidos, vómito y diarrea.

Para evitar esta alteración, lo más recomendable es beber líquidos con frecuencia durante todo el día. Puede ser agua o alguna bebida isotónica como limonada. Se recomienda tomar por lo menos 2 litros de agua al día, para evitar sufrir consecuencias de este trastorno.

Hay casos donde se debe de tener mayor precaución, como es en el caso de los bebés y de las personas mayores.

Los bebés, al perder una gran cantidad de orina a causa de sus riñones inmaduros, al no poder decir cuando tienen sed y presentar una mayor tasa de superficie corporal, pueden perder más cantidad de agua de la que reciben, estando más sensibles al calor.

En el caso de los ancianos, sus riñones reducen su función por la edad, puede disminuir la percepción de la sed, tienen menor cantidad de agua en su cuerpo, por lo que también es necesario tener mayores cuidados con ellos.

Por lo anterior, tenemos las siguientes recomendaciones:

  • Mantener un nivel de hidratación adecuado es imprescindible para la supervivencia, salud, rendimiento físico e intelectual.
  • Dada la variabilidad interindividual y diversidad de circunstancias exógenas y endógenas, que van cambiando con el tiempo, lo más práctico sería ingerir agua incluso en ausencia de sed, ya que de no existir problemas de eliminación, resulta conveniente la  abundancia de líquido incluso para favorecer la función renal.
  • Consumir al menos 2.5 litros de bebidas/día(unos 10 vasos), pero en embarazo, lactancia y ancianos el mínimo aconsejado debería ser de 3 litros/día(12 vasos).
  • Aunque dependamos del agua nuestro organismo no es capaz de almacenarla, lo que implica que debe ingerirla regularmente a lo largo del día.

Para Otras Noticias Visita:

www.queo.mx
www.japac.gob.mx
Queo es el Proveedor de los Servicios Web de JAPAC

Sobre Arabuko