Daños psicológicos en un niño al morir uno de sus padres

Los daños psicológicos del fallecimiento de uno de los padres en un hijo irán más allá del tiempo inmediato en el que se presenta la muerte. El hijo sentirá estos efectos durante muchos días, incluso cuando sea adulto. Buscar ayuda para cualquier problema que  se pudiera presentar es la mejor manera de apoyar al niño para que viva de manera normal.

Rápidamente después de la muerte

Luego de que ocurre la pérdida del padre, un hijo experimentará dolor y angustia, esto sumado a una fuerte confusión. A edades más jóvenes, puede ser complicado de entender plenamente la muerte y el infante estará confundido acerca de lo que esto significa para él y su futuro. El niño tendrá muchas preguntas en mente e inmediatamente podrá sentir amor y apego hacía otra persona o alejarse de todos los que se encuentran alrededor. En el caso de una muerte repentina e inesperada, estos síntomas son más fuertes.

El duelo

La etapa de duelo puede iniciar inmediatamente, pero algunos infantes lo retrasan hasta que pasa el caos. Esta etapa a menudo puede evitar que aprendan y se desarrollen en su entorno escolar y puede llevarlo a una depresión infantil. Reprobar materias y alejarse de las actividades sociales provocaran aumentar la depresión que traerá consigo otros trastornos mentales.

Más tarde en la vida

Un pequeño que ha perdido ya sea a su padre o madre es tres veces más susceptible a sufrir depresión junto con el trastorne de estrés post traumático más adelante. Debido a su situación es más propenso a padecer problemas para relacionarse, sentirse seguro, formar lazos con los demás, entre otros; también es más propenso a desarrollar problemas con drogas e incluso intentar un suicidio.

Obteniendo ayuda para el niño

Solicitar la ayuda que el pequeño requiere después de la muerte ya sea de su padre o madre es los más importante. El niño requiere amor y compañía de aquellos en los que más confía y quiere para que se pueda sentir a salvo y seguro de sí mismo. Es relevante para el otro padre, los docentes y otros familiares detectar las señales tempranas de depresión y otros problemas psicológicos que pudiera padecer, y buscar de manera inmediata el apoyo profesional.

Sobre Ángeles Jacobo

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*