Claves para un buen uso de la tarjeta de crédito

La tarjeta de crédito puede ser de gran ayuda y comodidad al momento de hacer transacciones ya que representa no traer dinero en efectivo.

Sin embargo, su uso desmedido también puede llegar a ser un verdadero dolor de cabeza, sobre todo para aquellos que consideran que su tarjeta de crédito es un dinero “extra” que les permite gastar por encima de sus posibilidades y no reconocen que se trata de otra forma de crédito de consumo.

Para usar adecuadamente su tarjeta de crédito le recomendamos tomar en cuenta los siguientes puntos:

Antes de elegir y solicitar una tarjeta, compare las distintas opciones que hay en el mercado y elija la que más se adapte a su capacidad de pago y necesidades. Recuerde que no todas manejan las mismas tasas ni ofrecen lo mismo. Pregunte cuánto es la cuota de manejo, con qué periodicidad se paga, qué tasa de interés le cobran, cuándo es su fecha de corte y cuáles beneficios adicionales le ofrece cada entidad.

Si ya cuenta con ella: Asegúrese de contraer deudas que están en capacidad de pagar. Las entidades financieras llevan un registro del comportamiento de pago de las tarjetas de crédito que es reportado a las centrales de riesgo. Pagar oportunamente puede servirle para lograr otros créditos en el futuro o ampliar el cupo que ya tiene, pero colgarse en las cuotas implica dañar su historial crediticio.

Pague a una cuota. Siempre que su capacidad de pago lo permita, difiera sus compras a una cuota, que no le genera intereses. Se aconseja a quienes tengan una tarjeta de crédito hacer compras a una cuota los primeros días después de la fecha de corte, para que puedan financiarse a una tasa de 0% de interés hasta por 50 días (30 días del mes, más los 20 días que los bancos, por lo general, dan a partir del corte para pagar lo indicado en el extracto).

Pague más del mínimo. Hacer abonos adicionales a la cuota mínima permite reducir el saldo total de la deuda de una manera más rápida y sobre todo, pagando menos intereses.

No olvide su fecha de pago. Si decide diferir a plazos su compra, pague su cuota a tiempo para evitar el cobro de intereses de mora.

Lleve el control de los pagos. Revise siempre su saldo total mensual y verifique que las compras que allí aparecen realmente hayan sido efectuadas. Es importante guardar el comprobante de pago para presentarlo a la entidad financiera o establecimiento en caso que se requieran aclaraciones.

Sáquele provecho a los beneficios adicionales. Los programas de lealtad de algunas instituciones bancarias ofrecen a los tarjetahabientes beneficios como millas, ofertas en establecimientos de comercio, asistencia en viajes y seguros, entre otros. Averigüe por los servicios adicionales que su tarjeta le ofrece y aprovéchelos, siempre y cuando estén acordes con sus patrones de gasto.

Siga las recomendaciones de seguridad. No le preste su tarjeta a nadie, no la pierda de vista y no acepte ayuda de extraños en las operaciones que realice.

Recuerde que los retiros en efectivo son costosos. Usar su tarjeta de crédito para obtener efectivo requiere un costo asociado con su cobro, cuyo valor depende de la entidad y del canal que se use y que, además, genera unos intereses.

En caso de que usted se encuentre en problemas financieros, hable con su la institución y proponga un acuerdo de pagos, para evitar estar en buró.

 

 

Con información de Revista Summa

Sobre Arabuko

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*