A.I.D.A. aplicado al Content Marketing

A.I.D.A. es una de las fórmulas más antiguas, pero aún vigentes del mundo del copywriting por ser la piedra angular de cualquier estrategia que involucre creación de contenidos escritos como forma de comunicarse con un grupo poblacional específico.

Durante generaciones, escritores, publicistas y profesionales del marketing de todo el mundo han confiado en ella. Ahora vas a descubrir en qué consiste y cómo te puedes beneficiar de su uso aplicándolo al content marketing digital en tu negocio.

BusinessmanA.I.D.A. son las siglas de las siguientes palabras:

A – Atención: capta la atención de tus prospectos.

I – Interés: despierta en ellos interés por la solución que propones.

D – Deseo: intensifica el deseo que tienen por tu solución.

A – Acción: pídeles que actúen en una determinada manera.

Es decir, la fórmula para que tus publicaciones sean exitosas en los medios digitales, ya sea en tu sitio web, en tus perfiles personales o en las redes sociales de tu negocio, es necesario que lleves al prospecto por este proceso para optimizar los resultados.

Veamos uno a uno en qué se concretan estos elementos:

  1. Capta su atención: Este es el paso clave. Tienes que captar la atención del visitante y que éste quiera seguir leyendo (o viendo o escuchando según el medio elegido). Si esto falla todo lo que sigue será inútil.

Un consejo: Empieza el texto dirigiéndote a tus prospectos y sé lo más específico que puedas identificándolos. Con ello atraerás sólo a potenciales clientes y repelerás a todos los demás. Sólo queremos gente que pueda estar interesada en nuestra oferta, todos los demás nos sobran.

  1. Despierta su interés: Ya hemos atraído su atención. Ahora queremos que se interese por lo que tenemos que ofrecerle.

Una buena forma de crear interés es mediante preguntas que pongan de relieve una frustración que tiene. Por ejemplo, “¿Quieres seguir perdiendo años de tu vida (y tu dinero) aprendiendo estrategias para atraer clientes a tu negocio que simplemente no funcionan”. Así lo que logras es que tu prospecto tome una mayor conciencia del problema que afronta.

  1. Genera auténtico deseo: El simple interés no es suficiente para que alguien actúe, comprando o haciendo cualquier otra cosa que le pidas en tu oferta. Para ello es necesario que esté deseando tener en su poder lo que le ofreces: la solución a su problema.

¿Qué transformación va a conseguir el prospecto si finalmente acepta tu oferta? Es un cambio en su vida que hace tiempo que anda buscando. La transformación es el paso definitivo para generar ese deseo en el prospecto. Consiste en hacerle ver (y que se lo imagine en su cabeza) que con tu solución va a pasar del punto A (frustración/problema) al punto B (situación deseada).

  1. Pide que actúe AHORA: Después de captar la atención del visitante, despertar en éste interés por lo que ofreces y generar un auténtico deseo DEBES decirle lo que quieres que haga a continuación.

Existe un último elemento que necesitarás añadir a la fórmula para que sea realmente efectiva: la credibilidad.

La credibilidad es el elemento que hace que todo lo demás sea posible. Si tu prospecto no te cree ya puedes prometerle el cielo que nunca se concretará la venta. Sé realista y demuéstrale que tu promesa es cierta y que tú mereces su confianza.

Usa la fórmula AIDA como guía para tus cartas de venta, anuncios y, en definitiva, para cualquier contenido en el que requieras una acción determinada por parte de su lector (oyente o espectador).

Sobre Arabuko News

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*